Como afecta el encierro del Covid-19 al medio ambiente

Covid 19
Las calles están vacías, las ciudades están en silencio, las fábricas están cerradas y los cielos están más limpios que nunca. Es inevitable preguntarse ¿Esto tiene que ser bueno para el medio ambiente? Vamos a observar los datos proporcionados por los expertos y establecemos las diferencias entre los cambios a corto plazo y las tendencias a largo plazo.

Las imágenes que recibimos de satélites que muestran caídas drásticas en la contaminación del aire en los puntos calientes del coronavirus en todo el mundo han circulado en las redes sociales, ofreciendo un lado positivo a una población mundial desmoralizada. Pero también son un recordatorio gráfico de la crisis climática que continuará cuando pase la pandemia.

Muchas de esas fotos de transparentes canales de Venecia, animales salvajes paseando por las calles de ciudades grandes del mundo, son algunos de los innumerables ejemplos de la información errónea que se ha extendido por Internet durante la pandemia y ha perpetuado una narrativa falsa de un entorno salvado por unas cuantas semanas de cuarentena. Ignorando los impactos ambientales negativos que volverán en cuanto se levante el estado de alarma.

El impacto de la cuarentena del Covid-19

Para comenzar, la pandemia ha llevado al abandono de muchos programas de sostenibilidad ambiental en muchos países, por ejemplo, en Estados Unidos los municipios más pequeños han detenido los programas de reciclaje debido a los riesgos asociados con la propagación del virus.

Covid-19
Del mismo modo, Italia ha prohibido a los residentes infectados clasificar sus desechos. Además, muchas corporaciones han revocado las prohibiciones de bolsas desechables y han comenzado a confiar una vez más en plásticos de un solo uso.

También ha habido un aumento de los desechos médicos: gran parte del equipo de protección personal que utilizan los profesionales de la salud solo se puede usar una vez antes de desecharse. Los hospitales en Wuhan, por ejemplo, produjeron más de 200 toneladas de desechos por día durante el pico de su brote, en comparación con un promedio de menos de 50 toneladas antes.

Se suponía que este sería un “año crucial” para esos esfuerzos por abordar el cambio climático, como lo expresó el secretario general de la ONU, António Guterres, en una reciente sesión informativa sobre la cumbre climática anual de la ONU, que estaba programada para celebrarse en Glasgow en noviembre.

Antes de la cumbre, se esperaba que 196 países presentaran planes renovados para cumplir con los objetivos de reducción de emisiones establecidos en el Acuerdo de París de 2015. Sin embargo, el 1 de abril, ante la propagación de la pandemia de coronavirus, la ONU anunció que pospondría la cumbre hasta el próximo año.

El impacto real de la crisis del coronavirus en el clima podría depender en última instancia de las decisiones tomadas con respecto a cómo los gobiernos quieren que se vean sus economías cuando se recuperen y, en particular, cuánto seguirán dependiendo de los combustibles fósiles. El cumplimiento del objetivo central del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global requerirá reducir esta dependencia y aquí la crisis del Covid-19 podría ofrecer algunos motivos para la esperanza.

Muchos ven los esfuerzos para contener las consecuencias económicas de la pandemia como una oportunidad para acelerar el cambio hacia alternativas de energía más limpias, como la solar y la eólica. Las opciones podrían incluir garantizar que los programas de estímulo económico prioricen las inversiones en energía más limpia, o condicionar la asistencia a las empresas, especialmente en los sectores intensivos en carbono, en los recortes drásticos de emisiones. Del mismo modo, que los hábitos de reciclar, reducir y reutilizar podrían aplicarse más, tanto en empresas como en personas.

En Europa, las perspectivas de estímulo verde son más prometedoras. En respuesta a la llamada de un líder europeo a abandonar las medidas climáticas, un portavoz de la UE fue categórico: “Si bien nuestro enfoque inmediato es combatir Covid-19, nuestro trabajo para lograr el Acuerdo Verde Europeo continúa”. Así que la crisis climática sigue siendo una realidad y requiere nuestra atención y esfuerzos continuos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>